Psicología Perinatal

100-PERINATALpequeñaLa psicología perinatal es el área de la psicología que abarca la atención a la familia desde la preconcepción hasta la crianza temprana.

Abarca la prevención, el diagnóstico y la intervención psicológica en mujeres y familias que se encuentran en la etapa preconcepcional, gestacional y postnatal.

El motivo de acompañar e intervenir en el área perinatal se debe a la importancia que tiene dicho periodo en la salud psíquica del bebé. Se trata de un periodo sensible que determinará buena parte de la estructura psíquica de la persona. Atender a las dificultades que puedan presentarse en la familia y prevenir antes de que se presenten es invertir en salud mental.

Problemas de fertilidad o para concebir
Cuando una pareja busca un bebé pueden surgir una serie de problemas a la hora de concebir. Los miedos, dudas u otros problemas de carácter orgánico pueden dificultar que la mujer se quede embarazada, ocasionando diversos problemas emocionales en la pareja y a nivel individual. Además obligan a tomar decisiones complicadas, como puede ser empezar un proceso de fertilidad, con todo lo que ello conlleva a nivel económico, sin garantías, a nivel afectivo para ambos, con cada decepción, y a nivel de salud global de la mujer sometida a un tratamiento hormonal agresivo.

Embarazo9-PERINATALpequeña
El embarazo es una etapa plagada de cambios para la mujer. Son unos meses de preparación para el mayor cambio de su vida. Para algunas mujeres, esta es una etapa de plenitud física y mental. Se sienten felices de llevar a su bebé dentro, conectar con él y sentir cada movimiento. Pero no todas las mujeres viven igual su embarazo. El deseo de tener o no al bebé, los miedos en relación al parto y la maternidad, los problemas de pareja, la situación económica o los problemas de salud pueden afectar al estado psicológico de la futura madre. Se ha demostrado la influencia que tiene el estado emocional de la madre embarazada sobre el desarrollo bebé. Acompañar, e intervenir si es necesario, durante el embarazo se convierte entonces en un factor importante para la salud de la madre y del bebé.

6-PERINATALpequeñarecortadaParto
Con respecto al parto, la intervención psicológica se puede realizar antes y/o después de éste.
Una preparación emocional al parto incluye el trabajo con los miedos, romper falsas creencias, ofrecer información sobre la salud de la mujer, el funcionamiento del cuerpo y sus derechos en el hospital (plan de parto). El objetivo es que la madre tome las decisiones que crea oportunas con respecto al nacimiento de su bebé desde la información y la consciencia, en ausencia de miedos o falacias. Además, en muchas mujeres su historia previa influye de forma importante en la percepción de la maternidad y el parto. El trabajo siempre se enfoca de forma individual y atiende a las características propias de cada persona, con el fin de mejorar en los aspectos que requieran atención.
En la sociedad actual predomina la creencia sobre la incapacidad de la mujer para dar a luz y la necesidad de ser intervenida por médicos para que sus vidas no corran peligro. Los partos están deshumanizados. Las mujeres tienen miedo a parir, al dolor. La vulnerabilidad del momento junto con los miedos y la falta de tacto de algunos profesionales que atienden a la mujer parturienta son los ingredientes que dan lugar a un parto traumático. Muchas mujeres desarrollan un TEPT (trastorno por estrés postraumático) tras sus partos. El trauma puede dificultar el vínculo emocional inicial, tan importante para el establecimiento de la lactancia como para el bienestar general de la diada madre-hijo. La intervención psicoterapéutica aquí cobra una importancia crucial. Cuanto antes se pueda trabajar el TEPT, menores consecuencias acarreará en los siguientes hitos importantes de la crianza. Gracias a la técnica de EMDR podemos trabajar en pocas sesiones la vivencia de un parto traumático y restablecer el funcionamiento natural de la mamá y su bebé.

Duelo gestacional y/o perinatal
La pérdida de un hijo, aunque no haya nacido o haya vivido poco tiempo, es una de las experiencias más dolorosas que puede atravesar una persona. El duelo que se desencadena puede vivenciarse de forma natural, es decir, viviendo la pérdida con todas las adaptaciones emocionales (únicas y diferentes en cada persona) que requiere asimilar la pérdida de un bebé y poder seguir adelante. Acompañar de forma respetuosa, sin juicios ni guías impuestas, resulta de vital importancia para que la familia pueda vivir el dolor de la muerte de su hijo y sobreponerse (que no olvidar) a ello. Hablar con otras personas que han pasado por una situación similar puede ayudar a asimilar la pérdida. Los grupos de apoyo suelen ser aquí una herramienta útil. En ocasiones, el duelo puede complicarse y las personas pueden necesitar algo más que un acompañamiento. La pérdida del bebé, junto con la pérdida de un futuro con él que no acontecerá, un entorno afectivo pobre o dañino, junto con las características/recursos propios de la personalidad puede hacer que el duelo no progrese y se convierta en un duelo patológico, un dolor que no permite avanzar. La intervención psicoterapéutica en duelo consiste en conocer la forma idiosincrásica de vivir la pérdida y trabajar los aspectos que estén dificultando su progresión natural.
También se ofrece acompañamiento, e intervención si se requiere, al embarazo y parto tras una pérdida gestacional y /o perinatal.

Lactancia materna7-PERINATAL
Lactar no es sólo un acto para alimentar al bebé. Se trata de un acto de amor, de vínculo, de unión física y mental. Cuando se amamanta se cubren muchas de las necesidades básicas de los bebés. Las madres lo describen c8-PERINATALomo un momento mágico y especial donde los haya. En ocasiones la lactancia no es un camino fácil. Los problemas de succión, mastitis, cansancio, disponibilidad, suponen una barrera para poder ofrecer el pecho a demanda. Además de los problemas propios de la lactancia, el entorno también influye notablemente: la falta de apoyo, las críticas por si das o no das el pecho, las dificultades para conciliar tras la baja materna, etc. Las mujeres deben estar acompañadas en toda su maternidad, y no considerar como normativo el callar y no pedir ayuda ante los problemas. En este ámbito se ofrece apoyo psicológico para las distintas dificultades que se puedan presentar y el trabajo conjunto con profesionales de otras disciplinas (p.ej, asesoras de lactancia, matronas).

Depresión postparto
No debemos confundir la tristeza o las alteraciones emocionales propias del puerperio con una depresión. La depresión postparto es un trastorno psicológico que puede presentarse tras la llegada del bebé. Su aparición depende de las características previas de la personalidad de la madre, del tipo de parto, de la capacidad de adaptación a la nueva situación, de si hay o no apoyo paterno, ect. Diferenciar si se trata o no de una depresión postparto e intervenir en el caso de que así sea resulta fundamental para la mujer, y sobre todo para que pueda establecerse una buena vinculación con el bebé y disfrutar la maternidad de forma plena. Sentirse sana, fuerte y empoderada ayudará a la reciente mamá a enfrentar las dificultades que puedan presentarse de forma eficaz.

Adopción10-PERINATALpequeña
En los procesos de adopción se dan unas circunstancias especiales: el bebé viene con una carga emocional y unas experiencias previas que la familia no conoce. La manifestación de dichas experiencias, si fueron perjudiciales, va a dificultar la adaptación a la nueva familia. Aquí se ofrece una evaluación e intervención integral para mejorar la sintomatología del niño/a, facilitar su llegada a la nueva familia y ayudar a los padres a manejar las diferentes situaciones que se pueden presentar de forma que comprendan y respondan adecuadamente las necesidades del pequeño.

Crianza11-PERINATAL
Adaptarse a la nueva vida con el bebé no es tarea fácil. En ocasiones la pareja, el trabajo, el entorno y los problemas emocionales propios pueden dificultar la reorganización vital que conlleva la ma/paternidad. En este aspecto se ofrece asesoramiento e intervención individual, familiar y de pareja acorde a las necesidades de cada uno. Además también contamos con un grupo de apoyo y acompañamiento a la crianza, en el que sentirse escuchadas, comprendidas y apoyadas en el camino de la maternidad. También se ofrece un grupo para padres. Debido al cambio en la forma de percibir la paternidad, los padres implicados en el cuidado de sus hijos también pueden beneficiarse del apoyo grupal en un entorno empático y enriquecedor.

 

“Para cambiar el mundo hay que cambiar la forma de nacer”. Michel Odent

Una respuesta a “Psicología Perinatal

  1. Pingback: I Congreso para familias Viviendo Con Peques | Patricia Valiente Bermejo

Los comentarios son cerrados

Secciones